• AYNAELDA

Cómo apreciar una copa de vino a través de los 5 sentidos

Actualizado: 4 de sep de 2019

En Aynaelda el vino es un elemento fundamental para que nuestros platos se disfruten al máximo. Ya sea por placer, salud, costumbre o postureo, cualquier comida es buena para flirtear con los sabores y aromas de una copa de vino.


Son múltiples las sensaciones que puede llegar a producir en nuestro cerebro una sola copa. Desde Aynaelda queremos mostrarte cómo a través de cada uno de nuestros sentidos podemos llegar a apreciar un buen vino.


Vista

Aunque la apariencia del vino no debe llevarnos a un juicio precipitado, sí que es verdad que el color o el brillo de un vino puede orientarnos sobre su calidad, estado de consumo, su edad o su graduación alcohólica. Existe una amplia gama de colores dentro de los tintos, rosados y blancos.


Oído

A pesar de que parece que este sentido apenas influye, no es cierto, participa más de lo que pensamos. La sensibilidad del oído es tan fina que, si no pudiésemos ver, nos permitiría saber si el vino que nos sirven en la copa es blanco o tinto, según la intensidad del golpe en el cristal. El sonido del vino cayendo en la copa nos puede revelar tanto su estructura como su cuerpo.


Olfato

Se tienen que captar los aromas antes y después de mover la copa. El olfato es el sentido a través del que conseguimos más información. Solemos asociar los olores propios de los vinos a aromas que forman parte de nuestro entorno habitual. Los aromas primarios corresponden a olores frutales y resultan mas ligeros y sutiles, mientras que los secundarios y terciarios nacen de la fermentación y la crianza, llegando a resultar más persistentes.


Gusto

Este sentido va de la mano con el anterior y es el más esencial. Las papilas gustativas registran únicamente información sobre los cuatro sabores básicos: dulce, ácido, salado y amargo. Los cuatro sabores están con mayor o menor intensidad presentes en todos los vinos. Que un vino tenga o no buen sabor dependerá del equilibrio de los mismos y de la potencia con la que estimulan este sentido.


Tacto

Gracias al tacto, aunque parece no influir en el proceso de cata de un vino, percibimos diferentes sensaciones. Por un lado, a través de este sentido apreciamos la temperatura y obtenemos información sobre el cuerpo, además de las sensaciones puramente táctiles de mayor o menor suavidad del vino. Puede ser suave, sedoso, aterciopelado, áspero, astringente, duro…



En Aynaelda sabemos lo importante que es saber apreciar un buen vino, por eso te animamos a que visites nuestro restaurante. Tendrás la oportunidad de disfrutar de nuestros platos, acompañados de la mejor selección de vinos. Haz tu reserva en nuestra página web o llámanos al 917 101 051. ¡Te esperamos!

UN LUGAR ÚNICO

C/ Yébenes 38,

28047 MADRID.

Tel: +34 917 101 051

HORARIO DE APERTURA:

L, M X, J y V de 10:00 a 00:00

SÁBADOS de 12:00 a 00:00

DOMINGOS de 12:00 a 16:30

COCINA ABIERTA:

L,M,X,J,V y S de 13:30 a 16:00 y 20:30 a 23:30

DOMINGOS de 13:30 a 16:00

PARKING gratuito para clientes.

TRABAJA CON NOSOTROS

Únete al equipo del restaurante.

Contáctanos en info@aynaelda.com

AYNAELDA-logo-web.png